Cargando...
REDIMENSIONANDO...
ON Blood and Fire - Kali God
SIZE A A A
  • #Viajando,
  • México
Julio 14, 2016
Ciudad de México, La Capital de los Palacios
  • #Viajando,
  • México
Julio 14, 2016

Antes de venir a México, lo primero que se me venía a la mente era aquella imagen que alguna vez vi en una telenovela o serie mexicana: La del ángel dorado en el centro de una plaza. Ese monumento es el Ángel de la Independencia, uno de los máximos símbolos de la ciudad y del país, el cual se eleva majestuosamente en medio del Paseo de la Reforma. Fue inaugurado en 1910 para conmemorar el Centenario de la Independencia de México, es una estructura que identifica a la capital del país de los tacos y el tequila.

Cmex

Junto a mis dos compañeros de viaje, comencé a recorrer el centro y sus alrededores. La Plaza de la Constitución, conocida como El Zócalo, es un buen lugar de inicio. Es una de las plazas más grandes del mundo, está rodeada por la Casa Presidencial, la Catedral y ha sido el centro histórico de México desde los tiempos de Cuauhtémoc. Toda esta zona es de calles amplias y fachadas virreinales. Por estos lares también se encuentra el Palacio de Bellas Artes, declarado monumento artístico por la Unesco en 1987 y considerado como la casa de la expresión cultural del país, la más importante dedicada al arte en todas sus manifestaciones.

MÉXICO DF ES UNA CIUDAD SITUADA A 2240 MSNM. SU AMPLIA PROPUESTA TURÍSTICA PUEDE SER DISFRUTADA DE MANERA BASTANTE GENERAL EN 4 O 5 DÍAS. LAS CALLES ESTÁN REPLETAS DE MONUMENTOS Y MUSEOS. LAS RUINAS TAMBIÉN SON PARTE DEL PAISAJE: DESDE LA CAPITAL AZTECA, TENOCHTITLÁN, HASTA LAS GRANDES PIRÁMIDES DE TEOTIHUACÁN.

Después de disfrutar de toda la zona histórica, la recomendación es visitar el barrio de Coyoacán, lugar de residencia de muchos artistas y escritores. Se encuentra en el centro geográfico de la ciudad y es de muy fácil acceso. El Parque de los Coyotes tiene una apacible e inspiradora apariencia durante el transcurso de la semana, pero cambia radicalmente con el multitudinario ambiente de los sábados, domingos y días festivos. El mercado de artesanías rodeado por cafés, bares y chocolaterías, nos pintan de cuerpo entero el tradicional barrio donde alguna vez Hernán Cortés estableció su primera sede de gobierno novohispano. Para los amantes del arte, la casa museo de Frida Kahlo queda a unas cuadras y es de visita obligatoria pues su obra refleja la tradición popular mexicana, combinada con el sufrimiento personal que expresaba en sus obras.

Cmex1

Para la noche, quizá para cenar y tomar un trago, Polanco resulta ser una buena alternativa debido a su variedad de restaurantes, en donde encontraremos parte de esa famosa comida mexicana reconocida por sus sabores distintivos y sofisticados gracias a una gran condimentación. Unas fajitas son algo que no se debe dejar de probar, seguidas, como no podía ser de otra manera, por unos shots de tequila para una buena digestión.

Aproximadamente a 45 kilómetros de distancia del centro de la Ciudad de México está Teotihuacán. Esta zona de monumentos arqueológicos fue una de las mayores ciudades de Mesoamérica durante la época prehispánica. Hay muchas formas de llegar: en un tour contratado, taxis o buses que salen desde la estación hacia el norte de la ciudad. El complejo alberga algunas de las pirámides más grandes del mundo: la Pirámide del Sol, al final de la Calzada de los Muertos, posee una planta cuasi cuadrada de aproximadamente 225 metros por lado, por lo que incluso suele comparársele con la Pirámide de Keops en Guiza, Egipto.

Agua, unos lentes y una gorra, serán algunas cosas que no querrás olvidarte ya que hay que caminar expuesto al sol durante un buen tiempo.

Cmex3

Por otro lado, el bosque de Chapultepec es quizá la mayor área verde del D.F. Encriptado al final de la Avenida Reforma acoge a los diferentes parques de la ciudad. El zoológico, el auditorio nacional, el Museo de Arte Moderno, el de Antropología, entre otros, también se ubican dentro de este terreno.

En las calles del D.F. podemos encontrar desde las famosas aguas frescas hasta los chapulines, insectos parecidos a los grillos que se suelen comer en algunos lugares de la ciudad. Cosa aparte son las taquerías esparcidas continuamente a lo largo de las avenidas; un equivalente a los chifas y pollerías del Perú. Desde carretillas que se colman de gente hasta restaurantes sofisticados, forman parte de esa carta gastronómica tan popular en el mundo. Cada una a su estilo, por supuesto, pero con muchas salsas y chiles para complementar. Quizá esta sea la ciudad en donde todo pica o tiene ají, hasta el mango de las calles. Es inevitable pensar en lo que un amigo me dijo alguna vez “la ciudad es un gran mercado”.

Cmex2

México D.F. es una ciudad inagotable en su oferta cultural y de espectáculos. Siempre faltará tiempo para conocer un poco más pero, una vez que lo visites, no saldrás decepcionado y siempre querrás volver.

Compartir